Search

Cuidados de la piel en huracan


En el 2020 escribí un blog sobre cómo prepararnos para la época de huracanes, pensando que quizás no nos tocaría otro huracán fuerte por muchos años. Esta vez nos tocó Fiona, sin los fuertes vientos del Huracán María en el 2017, pero con una imponente cantidad de agua. Otra vez tenemos daños extensos y tanta pérdida para los nuestros, problemas con la luz, el agua y un calor excesivo.


Quizás el cuidarnos la piel ahora no es una prioridad, pero tener ese tiempito para darnos un poco de “cariño personal”, el remediar algunas de las manifestaciones de este stress, calor y deshidratación; hacer algo que nos da consuelo y un poco de alivio, y eso sí lo necesitamos. En Irvine te entendemos, abrazamos en amor, solidaridad y te sugerimos que tomes ese par de minutos para ti, cuando puedas. Probablemente lo que más estés sintiendo ahora es deshidratación o aspereza en la piel, congestión en los poros, espinillas, barritos y cierto grado de sensibilidad.


¿Qué podemos hacer?


  • No importa tu tipo de piel pon agua fría o con unos hielitos en un recipiente grande y añade unas gotitas de aceite esencial de lavanda, para aplicarlas en el rostro como compresas. Se siente super rico y refrescante, ayuda a bajar inflamaciones, calma la rojez y el calor reduciendo la posibilidad de irritaciones en la piel. Así es que nosotras en Irvine siempre comenzamos nuestros faciales.


  • Por ahora, limpiar tu piel es prioridad #1 y si necesitas economizar agua, puedes utilizar un papel toalla mojado para humedecer la piel, haces tu espuma en la palma de la mano en la manera usual, la aplicas como siempre y la retiras con papel toalla mojado.


  • Aplica tu tónico o astringente en una almohadilla de algodón suave con movimientos largos (no le des “palmada”) para eliminar el residuo de limpiador y aplica, en la piel todavía húmeda, un suero liviano hidratante y tu humectante.


  • Si tienes la piel grasa o con tendencia a espinillas, el calor y la humedad afectarán tu cutis. Durante estos días concéntrate en la limpieza de tu piel y haciendo el proceso más frecuente, de 3 a 4 veces en al día.


  • Aplica tus humectantes en una capa sin frotar, deja que la crema penetre sola por su cuenta. La fricción puede irritar la piel o resecarla. Con el calor, tus humectantes deben ser livianos.


  • Si sientes la piel áspera o reseca, primero limpia y refresca bien con compresas de agua fría o con hielo y en un recipiente grande con unas gotitas de lavanda, seguido por tus ácidos exfoliantes o una buena cantidad de tu crema de retinol y aplica una buena capa de tu humectante. Es muy importante que en ningún momento frotes la piel para no irritarte.


  • Usa el protector solar diariamente, es esencial.


Si tienes alguna pregunta o duda aquí estamos para ayudarte y puedes comunicarte con nosotros al (787)775-3333.




36 views0 comments

Recent Posts

See All